RED facilísimo

miércoles, 13 de abril de 2016

La dieta que voy a comenzar

Hola a tod@s!!! Hoy les traigo esta dieta que voy a comenzar (con los correspondientes ajustes para una dieta vegetariana) y de la que espero tener novedades positivas para compartir con Uds. cuando hayan pasado 28 días.
Se llama "La Dieta del Metabolismo Acelerado" de la nutrióloga de las estrellas Haylie Pomroy.


El libro se consigue fácil en todas partes y para descargarlo también. En él, Pomroy promete que será "La última dieta que harás en tu vida" (ojalá) y que se puede bajar hasta 10 kilos en 28 días. Según la autora, el cuerpo, después de una dieta tras otra, se acostumbró a defenderse y reservar cada vez que lo restringen, por eso se debe "reiniciar" el metabolismo
Los problemas que presenta el metabolismo que se ha desregulado es que bloquea la producción de la hormona que promueve la quema de grasa (T3) y favorece la producción de la hormona que fomenta el almacenamiento de la grasa (Tr3), y esta dieta contribuye al correcto funcionamiento del hígado, de la tiroides y de otras glándulas.

En líneas generales, dentro de la dieta del metabolismo acelerado no se puede comer:
  • Lácteos
  • Frutas
  • Café o productos con cafeína - tampoco se puede tomar té pues contiene teína
  • Azúcar
  • Trigo, maíz

  La dieta se divide en 3 fases muy fáciles de recordar que se suceden una a otra en orden durante 7 días y que se debe sostener por 28 en total, que es lo que dura el ciclo de ritmo circadiano del cuerpo.

Las fases 

1.- Sosegar: el estrés y calmar las glándulas suprarrenales. Aquí se contemplan sólo 2 días en los cuales habrán tres comidas altas en carbohidratos y dos refigerios de fruta, y 1 hora (mínimo) de actividad física aeróbica. Los ali­mentos que la integran se componen de: una porción (1 unidad o 1 taza) de verduras: apio, lechuga, repollo, espinaca, acelga, brócoli, za­pallito, pepino; pero también ají, zanahoria, ca­labaza, tomate, champignon, cebolla; una unidad de fruta que puede ser cualquier cítrico o man­zana, ananá, frutilla, kiwi, pera, mango, melón, durazno, sandía, limón; 120 a 150 g de carnes magras: atún, aves de caza, cerdo, pechuga de pollo y de pavo –sin piel–, carne roja magra, pescados blancos, claras de huevo; 1/2 taza en cocido de vegetales (porotos o lentejas) y 1 taza en cocido de granos como arroz integral, galletas de arroz integral, quinoa, amaranto, avena, cebada perlada o trigo sarraceno. No se permiten grasas en esta fase. Comenzarla idealmente el lunes.

2.-Desbloquear: las reservas de grasa y generar músculo. Se realiza los días 3 y 4 y se focaliza en las proteínas. el ejercicio se debe basar en el levantamiento de pesas, más focalizado en la fuerza que en las repeticiones 1 hora (mínimo) de actividad física de muscu­lación. En las comidas se permite 1 unidad o 1 taza de verduras que pueden ser apio, lechuga, repollo, espinaca, acelga, brócoli, pepino, ají, espárrago, champignon, cebolla e hinojo; están prohibidos el tomate, la zanahoria y la calabaza; de frutas se puede consumir solamente limón; 120 a 150 g de carnes magras: atún, aves de caza, cerdo, pechuga de pollo y de pavo –sin piel–, carne roja, pescados blancos, claras de huevo; no se puede ingerir legumbres, ni granos, ni grasas.

3.- Desatar: la combustión de energía. Realizarla durante 3 días y ejercitar al menos 1 hora con actividad física de relajación (yoga). Se puede comer una porción (1 unidad o 1 taza) de verduras: apio, lechuga, repollo, espinaca, acelga, brócoli, zapallito, pepi­no; pero también ají, zanahoria, calabaza, toma­te, champignon, cebolla; una unidad o porción de fruta, la lista incluye todos los cítricos, además de cereza, ciruela, frutillas, durazno y limón; una porción de proteínas animales (120-150 g) que puede ser atún, aves de caza, cerdo magro, pechuga de pollo y de pavo –sin piel–, carne roja magra, cordero, conejo, huevo entero, pescados grasos (trucha, salmón, calamares y mariscos); 1/2 taza en cocido de vegetales (porotos, len­tejas, garbanzos); 1 taza en cocido de granos como arroz integral, galletas de arroz integral, quinoa, amaranto, avena, cebada perlada; grasas saludables que se consumen como 1 o 2 cucha­radas de aceite de oliva, canola o girasol alto oleico, 2 cucharadas de frutas secas (almendras, nueces pecán, pistachos, avellanas, aceitunas, palta o semillas) y 1/2 palta chica.


Más adelante ahondaré en el tema para traerles más información y comentarles cómo va progresando...
Publicar un comentario