RED facilísimo

martes, 12 de abril de 2016

De vuelta al comienzo...

De vuelta al comienzo
Hola a tod@s nuevamente! Después de un largo tiempo sin novedades, volví para continuar este proceso de cambio que, penosamente, debo recomenzar. No descubrí  la piedra filosofal de la pérdida de peso, ni la cura para la celulitis, ni nada parecido. Voy a contarles cómo volví al punto de partida:
Desde mi último post, pensé que finalmente había descubierto la causa a mi problema para perder peso, y lo atribuí al consumo de soja, como contraproducente al efecto de la levotiroxina indicada para el hipotiroidismo. De hecho, hay más información disponible sobre estudios que sostienen este argumento, sin embargo, ha pasado un largo tiempo y estos son mis resultados.
Una vez que eliminé la soja completamente controlando los envases de los productos que no contuvieran ingredientes derivados de ella, comencé a bajar de peso rápidamente y en muy poco tiempo llegué a pesar 8 kilos menos. Esto sin realizar una dieta específica, sin ejercicio, sin ningún tipo de sacrificio. Fue sorprendente, y no es para menos, pensé que descubrí cuál era mi problema.
Sin embargo, como todos mis altibajos en la vida, no duró para siempre. Pasados 10 meses de haber bajado 8 kilos, sin realizar una dieta estricta y cuidándome apenas con no consumir demasiado aquellos productos procesados o de alto valor calórico, comencé lentamente a recuperar el peso perdido. 
2014 fue un año que disfruté sintiéndome a gusto con volver a vestirme con ropas y zapatos que desde hacía mucho tiempo no usaba, y sobre todo, convenciéndome de que era posible que haya encontrado la solución definitiva a mi problema. Sin embargo, el 2015 comenzó a mostrarme cómo se desvanecía lentamente la fantasía, y en febrero de 2016 llegamos de vuelta al punto de partida.
Pasaron 2 años de mi último post tan positivo y lleno de anhelos, pero aprendí algunas lecciones valiosas en el transcurso.  La primera es que nada ni nadie es absolutamente todo lo que parece ser, aún cuando estamos más que convencidos de ello, créanme, no lo es. La segunda es que una situación de mucho estrés y alto grado emocional por la cual atravesamos un período prolongado de tiempo afecta el metabolismo acelerándolo mejor que cualquier pastilla milagrosa que exista, y la tercera es que la vida es cíclica, vamos y venimos de altas y bajas constantemente, lo que hoy está bien o mal mañana puede cambiar súbitamente, pero todo pasa.
Este momento también pasará, así que quiero desearles a todos mucho ánimo para comenzar una nueva etapa y hacer todo lo posible para que sea positiva. Por mi parte, aquí estaré comentándoles mis descubrimientos y experiencias con lo nuevo que decidí probar para mejorar algunas cuestiones estéticas, ahorrarles el disgusto y facilitarles buenos resultados.

Nos leemos pronto!
Publicar un comentario